III

 

Cuando hablamos de un vino blanco de guarda, nos referimos a un vino que a lo largo del tiempo puede evolucionar de manera positiva. Y esto suele ocurrir, bien porque la variedad tiene unas características que lo propician, o bien por el método de elaboración y crianza al que se somete el vino.

En La Comtesse, el vino que vamos a catar hoy, se dan ambas particularidades; por un lado está elaborado con uva albariño, una variedad con una gran acidez que proporciona al vino una extraordinaria capacidad de envejecimiento y por otro lado, el vino fermenta y madura durante un año en tinos de roble francés, lo que hace que tenga una mayor estructura para mantenerse en el tiempo y evolucionar durante años.

III_II

Al catar el vino y si lo comparamos con el blanco joven de nuestra anterior sesión, Pazo Barrantes, vemos que su color es levemente más dorado porque los vinos blancos van oscureciéndose con el paso del tiempo; su nariz es igualmente intensa, sigue primando el aroma de la variedad albariño pero con algún matiz añadido debido a los meses de crianza; esta vez nos encontramos con aromas de fruta de hueso madura como nísperos o nectarina, con toques de lima, hierbabuena y eucalipto. Y en boca, es un vino fluído, sabroso, equilibrado y sobre todo muy elegante. Los toques herbales que tiene La Comtesse lo hacen perfecto para maridar por ejemplo, con un lomo de merluza al estragón.

 

 

 

 

Accede al siguiente capítulo de Murrieta Academy: Blancos Reserva, Capellanía

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte