Descripción Castillo Ygay 2007

La perpetuidad de un grande fruto del saber de los años. Etiqueta centenaria, icono de los Grandes Reservas de la Rioja, de rotunda calidad y elegancia. Elaborado exclusivamente en las añadas excelentes de nuestros mejores viñedos, se presenta en el mercado tras dos años y medio de crianza en barrica de roble americano y roble francés y tres años de crianza en botella, cargado de renovada profundidad, complejidad y viveza. Leyenda viva de Rioja, que ha sabido mantenerse a lo largo de tres siglos, destinado a romper moldes por su sorprendente viveza. De vivaz color guinda que aventura una complejidad asombrosa. En nariz despliega una intensidad aromática que nos seduce por sus frutas rojas, notas florales, a trufa, incienso y toques especiados. En boca es una caricia de textura satinada. Un gran reserva que luce músculo, elegante bouquet, intensidad frutal y un equilibrio impecables.

FICHA TÉCNICA

Viñedo Propio: De las uvas seleccionadas de una añada de calidad excelente en nuestro pago La Plana ubicado en la zona más elevada de nuestra Finca Ygay a 485 metros de altitud.

Variedades de Uva: 86% Tempranillo, 14% Mazuelo.

Vendimia Manual: El Tempranillo se vendimió el 27 de septiembre y el Mazuelo el 13 de octubre.

Vinificación: Los racimos se despalillan y estrujan suavemente. Las uvas fermentan por separado en depósitos de acero inoxidable, con control de temperatura. El encubado tiene una duración de 11 días durante los cuales se realizan continuas labores de "remontados" y "bazuqueos", para favorecer el contacto del mosto con los hollejos y provocar una lenta y natural extracción de aromas y polifenoles.

Proceso de Crianza: El tempranillo pasa 28 meses en barricas de roble americano de 225 litros y el Mazuelo 28 meses en roble francés. En ambos casos pasan una etapa inicial de su crianza en barricas nuevas. Antes del embotellado y una vez ensamblado el vino fial, éste pasa seis meses en depósitos de hormigón. Finalmente, el vino se afia en botella durante un mínimo de tres años.

Maridaje: Pechuga de Pichón Asada al Momento, Arroz Cremoso de Trufas; Solomillo de Buey Asado en Horno, Pastel de Patata y Queso; Calamar de Anzuelo a la Plancha, Cordón de Tinta Negra y Panceta Iberica Crujiente; Centro de Lomo de Corzo Marinado y Asado, Salsa de su Marinado con Arándanos.

Recomendación de Consumo: Decantar 20 minutos antes de disfrutarlo. Servir a una temperatura entre 18-19ºC para favorecer la aireación del vino y poder disfrutar al máximo de sus aromas.

PUNTUACIÓN CASTILLO YGAY 2007

James Suckling (Usa): 98 puntos. Sus aromas muestran inicialmente maravillosas notas frescas de flores y hierbas como lavanda, romero y violeta y más tarde aparecen frambuesa, caramelo, grosella y reg aliz negro. Se trata de un vino realmente increíble en nariz. Con cuerpo, vivo y ascendente. ¡Tan elegante! Como si se tratara de un rubí rojo. 86% tempranillo y 14% mazuelo. En el mercado desde septiembre de 2015. Un gran final y con un gran futuro por delante. Recomendamos guardarlo aproximadamente tres años. Decantar dos horas.

Parker · Wine Advocate (Usa): 95+ puntos. Digno sucesor del 2005, el 2007 Castillo Ygay Gran Reserva Especial se dará a conocer a finales de 2015. Fue un año frio y lluvioso, pero gracias a esa circunstancia el vino es muy concentrado. Todavía es un ‘bebé’, largo, con profundidad y con taninos que deberían fundirse en un par de años. En comparación con el 2005 es más fresco, tal vez no tan concentrado, pero para mí la frescura adicional lo compensa y coloca en un nivel de calidad muy similar. Y la regla de oro, esperar por lo menos diez años después de la cosecha para empezar a descorchar un Castillo Ygay. Barato no es, pero con una gran calidad - precio. Se produjeron 110.000 botellas. No habrá Castillo Ygay en 2008, pero habrá de 2009, 2010 y 2011. Será algo excepcional poder disfrutar de tres cosechas consecutivas.

Guía Peñín (España): 94 puntos.

NOTA DE CATA
Color rubí brillante, cubierto, intenso y de capa alta. De lágrima densa con caída lenta. Deja una untuosa huella tras su recorrido por la copa. Un vino ajeno a las prisas para airear unos minutos antes y permitir que florezca su intenso y complejo perfume a frutas rojas y negras maduras – frambuesa deshidratada - dátiles, hierbas aromáticas, mentolados, toques especiados, hoja de tabaco, cacao… arropados por maderas finas. En boca se muestra muy amplio, con taninos pulidos y una fina trama que combina peso y acidez en un equilibrio total. Un Gran Reserva vital y estructurado con un persistente paso por boca y final. Garantía de un gran desarrollo en botella.